El Acoso Sexual en Silicon Valley: la oscura realidad de las empresas tecnológicas

Es una lástima pero es ciertoSilicon Valley, el paraíso de la tecnología a nivel global, se ha visto envuelto en un espiral de escándalos en las últimas semanas, lo que ha provocado riñas, caídas en la bolsa de valores, y despidos de altos ejecutivos en algunas de las compañías más tecnológicas más importantes del mundo. ¿La gota que derramó el vaso? Definitivamente, UBER. El blog de una ex empleada de la compañía de viajes privados sobre la cultura tóxica de la compañía causó una investigación interna que terminó en la eventual renuncia de quien fuese CEO de la compañía, Travis Kalanick. El mismo blog también abrió la puerta para que otras mujeres en la industria hablaran sobre sus denigrantes experiencias. Poco a poco la verdad ha salido a la luz, comprobando que el paraíso de la tecnología global es el infierno laboral para las mujeres.

Expertos aseguran que es algo normal. Los sectores cambian, las compañías dominantes surgen, y con ellas vienen los escándalos, las personas que alcanzan el éxito y caen a lo más bajo debido a sus errores en la cima. Basta ir unos años atrás y recordar que antes del sector de la tecnología, fue la industria de los medios de comunicación la que estuvo en el punto de mira del sexismo, cuando algunos de los más prestigiosos presentadores de Fox News fueron expulsados de la cadena de televisión luego de ser acusados ​​de acoso.

De nuevo, es una lástima, pero la verdad no deja de ser la verdad. Resulta aún más triste pensar que mientras los escándalos como estos bombardean los titulares de nuestros periódicos, hay miles de otros casos de acoso sexual y de otras formas de discriminación femenina que no salen a la luz. Nadie sabe a ciencia cierta las mujeres que están siendo amenazadas, acosadas e incluso abusadas en el prestigioso mundo de la tecnología. Nadie incluso se ha puesto de pie y exigido una explicación válida del porque las mujeres no obtienen las mismas promociones que los hombres, ni los mismos beneficios, ni los mismos salarios. Todas estas situaciones nos dan una imagen de explotación, de violaciones de derechos civiles y laborales muy similares a las que ocurrían a mitad del siglo pasado, pero en pleno 2017. 

La verdad: Historias de mujeres que ha decidido hablar

“La gente en la cima se mantiene en la cima y eso se entiende,” expresa una mujer que ha sido víctima de acosos en Silicon Valley. “Ellos (los ejecutivos) lo han avalado y, lo que es más importante, ellos se cubren los unos a los otros.” Otra mujer ha dicho en una grabación, con su voz a punto de quebrarse: “Es difícil, pasas toda tu vida preparándote para tener un buen trabajo, luchas y lo consigues, pero cuando lo tienes, te das cuenta que tu compañero gana mucho más que tú simplemente porque él es hombre. Nosotras sufrimos el acoso, y lo callamos, lo callamos porque en nuestro rubro, si denuncias te haces de mala reputación, y nadie quiere trabajar con alguien que está “sucia.”

“Son conductas machistas que uno no se esperaría en en el centro global de la tecnología,” explica Bea Arthur, una economista que maneja las proyecciones financieras de varias startups. “Si eres un hombre, se te ve como una amigo, un socio, un colega. En cambio, si eres una mujer, eres una molestia, un objeto, algo que se puede utilizar y, de ser necesario, desechar en cualquier momento.”

Las denuncias siguen en aumento. Muchas mujeres no deciden actuar hasta que han sido despedidas o hasta que han reunido el valor de renunciar. Cecilia Pagkalinawan, una inversionista que fue acosada por un alto ejecutivo de Silicon Valley, ha dicho que nunca se eliminará el problema, pero si ella pudiese hacer algo sería encarar a cada acosador y preguntar: “¿Cómo lidiarías con esto si le estuviera pasando a tu esposa o a tu hija? Sé que eso no cambiaría ni erradicaría el problema, pero quisiera saber sus respuestas,” concluye la mujer, quien sufrió de primera mano el problema hace 15 años.