¡Cuidado si usas las #RedesSociales en tu trabajo!

A pesar de que en muchas empresas el acceso a ciertos sitios web o aplicaciones está restringido para evitar que los empleados accedan en su horario laboral, en otras compañías siguen estando disponibles debido a que las redes sociales son útiles herramientas de trabajo cuando se saben aprovechar. Pero, ¿cómo saber cuándo es suficiente? El tiempo que los trabajadores pasan en este tipo de plataformas podría afectar el curso de su carrera más de lo que se imaginan.

De acuerdo con información de CareerBuilder, uno de los portales de empleo más grandes en línea, navegar demasiado por internet durante las horas de trabajo puede costar caro, tanto como el despido. “Las plataformas sociales están ofreciendo más oportunidades de trabajo que nunca, así como la posibilidad de compartir nuestros logros”, dijo Rosemary Haefner, jefa de recursos humanos en CareerBuilder. “Pero también pueden conducir al fin de nuestra carrera laboral cuando se usan incorrectamente”.

De hecho, 28% de los empleadores informan que han despedido a empleados por usar el internet para actividades no relacionadas con el trabajo (como compras en línea o revisar Facebook, por ejemplo) durante la jornada de trabajo, y un 18% han despedido a empleados debido a algo que publicaron en los medios de comunicación social.

Según una encuesta realizada por el portal, uno de cada cuatro trabajadores admite que pasa al menos una hora de su jornada laboral en llamadas personales, mensajes de texto, o chateando. El 21% estima que pasa una hora o más navegando por internet. Además, de acuerdo con la Fundación de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, los empleados también acostumbran dedicar una hora de su jornada de trabajo a las redes sociales.

Cabe señalar que algunas compañías se han beneficiado al ofrecer pequeños recesos para que los empleados naveguen libremente por la red. Así, los empleados pueden dar a su mente un descanso necesario para ser más productivos con el resto de su tiempo. Haefner aconseja a las empresas no restringir completamente el uso de plataformas sociales en el trabajo, sino más bien limitarlo. “Como los empleados tienen sus propios dispositivos móviles en el lugar de trabajo, el bloqueo del acceso a estos sitios a través de la red de la empresa no detiene a los trabajadores. Lo mejor es establecer reglas y expectativas”, asegura.

También es importante que los empleados no solo limiten el tiempo que dedican a esta actividad, sino que también sean cuidadosos con el tipo de publicaciones o contenido que comparten. “Ya sea que se utilicen los medios sociales en el lugar de trabajo o fuera de él, siempre es importante mantener una imagen personal apropiada y ser respetuosos”. Así que antes de darle “like” a la actualización de estado de tus amigos, piensa si a tu jefe le gusta todo el tiempo que pasas en Facebook.