Windows 10: Ahórrate los inconvenientes administrando las actualizaciones

Sí, también me ha pasado. Enciendo mi computadora y lo primero que veo es un mensaje que dice”Actualizando, esto podría tardar unos minutos.” Lo que es peor, esos minutos pronto se vuelven una hora, y pierdo mi reunión en Skype o me retraso en un proyecto en el que tengo sólo el tiempo justo para terminarlo y entregarlo. ¿También te ha pasado a ti, verdad?

¿Por qué Windows nos hace esto? Bueno, las actualizaciones son para mejorar la seguridad, eso todo lo sabemos. Lo que pocas personas saben es que existe una opción,  quizás una de las funciones más importantes de Windows 10, nombrada Windows 10 Creators Update que básicamente es un menú que permite configurar cuándo quieres que sucedan las actualizaciones para que estas no se ejecuten en los momentos en que más necesitas hacer uso de computadora. De hecho, de acuerdo a la descripción dada por Microsoft, Creators Update es la herramienta ideal para controlar cómo y cuándo se actualiza el sistema. Bien, en este post te diremos cómo usarla para sacarle el mayor provecho posible.

Dile a Windows las horas en las que usas tu ordenador

¿Cómo hacer esto? Primero, abre Configuración y haz clic en la opción de Actualización y Seguridad. Luego haz click en Elegir las horas de actividad, y configura la sección de horas activas para que actualizaciones no se realicen en tus horas de actividad. Esta función te permite decirle a Windows cuándo estás trabajando en tu computadora, lo que hará que Windows no reinicie tu computadora para instalar actualizaciones durante estos horarios sin primero haber recibido tu aprobación. Sólo asegúrate de que el horario que establezcas concuerde con tu zona horaria. Por configuración de fábrica, las horas de actividad están programadas desde las 8 a.m hasta las 5 p.m., pero puedes ajustarlas de acuerdo a tus tiempos más productivos.

Las opciones de Reinicio

Justo abajo de la opción de Elegir horas de actividad se encuentran las opciones de reinicio, las cuales te permiten anular las horas de actividad para instalar una actualización. Si hay una actualización lista para instalar y estarás ausente durante varias horas, puedes programar tu PC para que se reinicie e instale la actualización mientras estás fuera. Esta es una función que se puede programar para que sólo ocurra una vez y no altere las configuraciones de otras actualizaciones. Es una de mis opciones favoritas ya que resulta muy útil: con sólo unos clics, puedes hacer que las actualizaciones se instalen automáticamente.

El botón de Snooze

Esto es algo que todos hemos visto pero a lo que poco provecho le sacamos. Algunas veces, incluso nos parece molesto. Lo cierto es que las notificaciones no desaparecerán hasta que hayas escogido una opción. El botón de snooze  permite pausar la actualización por tres días y puedes presionarlo cuantas veces quieras. Si pudiste retrasar la actualización por tres días, Microsoft no te enviará la notificación sin que hayas aceptado, pero cambiará el botón de snooze a Recordarme mañana. Microsoft incrementará la frecuencia de las notificaciones, por lo que tendrás que seguir pausando la actualización. Lo mejor es seleccionar el tiempo de la actualización y dejar que el resto ocurra por inercia. Eso sí, revisa muy bien tu agenda antes de programarla.

Las actualizaciones son buenas, si se programan y ocurren en los tiempos adecuados. Te recomendamos que pongas en práctica cualquiera de estas tres opciones, y nos hagas saber cuál te funciona mejor. Recuerda, cada usuario es diferente pero Windows 10 tiene las opciones apropiadas para ti. Sólo debes descubrirlas.