¿Acaso Twitter protege a los políticos?

Twitter-page-1100x618

Al menos 31 cuentas de Twitter, muchas de las cuales cuestionan y discuten temas políticos de relevancia, han sido clausuradas por la red social. Los portavoces de Twitter, por su parte, han alegado que las cuentas rompieron las reglas del uso  de la app y violaron las políticas y términos de uso que cada usuario acepta al abrir una cuenta. Muchas de las cuentas son ampliamente conocidas en el Reino Unido y el mundo. Dos de ellas, @politwoops y @diplotwoops, se caracterizaban por señalar errores ortográficos en los tuits de los políticos y publicar imágenes de humor satírico, siempre relacionado con la vida de políticos famosos. Arjan El Fassed, director de la Fundación Open State, institución que manejaba ambas cuentas, dijo a la BBC que los tuits que se publican no buscaban ofender a nadie, sino solo divertir a los lectores y expresar opiniones populares.

Pero, ¿qué reglas fueron rotas? Según el acuerdo de desarrolladores de Twitter, solo se define cómo información que puede ser usada los datos de la interfaz de programación de aplicaciones (API), que da a las aplicaciones de terceros acceso a los datos de Twitter de cada usuario. Esto significa que si una persona publica un tuit, y luego lo borra, cualquier imagen, screenshot o cita del mismo ya no califica como datos de interfaz, pues ha sido eliminado, y el usar esa información constituye entonces una violación al acuerdo de la red social. Twitter también aseguro que las cuentas eliminadas estaban haciendo uso de códigos de recuperación para encontrar tuits borrados, lo cual aceleró la eliminación de las cuentas. “Recientemente, hemos identificado varios usuarios que utilizan la función que hemos construido para permitir la eliminación de tuits en una forma ilegal, para recuperar archivos y resaltarlos, violando así la privacidad de otros,” un portavoz de Twitter dijo a la BBC.

Jim Killock, director ejecutivo de la Open Rights Group, dijo en una entrevista a la BBC sobre el tema que la gente tenía el derecho de eliminar los tuits con errores, y cualquier otro que considere irrelevante. Killock enfatizó que Twitter también tenía el derecho de hacer cumplir sus términos y condiciones. “Sin embargo, los tweets se publican ante la vista de millones y millones de usuarios, por lo que las personas tienen un derecho absoluto para grabar cosas que creen son de interés público, especialmente si se trata de políticos u otras personas relevantes en la sociedad,” agregó. Por su parte, Pablo Bernal, profesor de derecho en la Universidad de East Anglia afirmó que esto puede tener grandes consecuencias para Twitter si sigue bloqueando cuentas populares que se dedican a la sátira política. “Esto hará que la red social gane algunos amigos políticos, pero conseguirá que la comunidad de usuarios se vuelva su enemiga. Por el momento, Twitter no ha evaluado este enfoque,” dijo Bernal.