El ADN de un bebé revela nuevos detalles de los primeros pobladores de América

Un estudio ha arrojado nuevos detalles acerca de los primeros humanos en América del Norte gracias a muestras de ADN obtenidas del cráneo de una bebé encontrada en Alaska.

Los restos del bebé de 6 semanas, intactos durante aproximadamente 11,500 año hasta que fueron desenterrados en 2013 durante una excavación en el sitio arqueológico Upward Sun River, abren una ventana a la historia de sus pobladores.

Los investigadores de la Universidad de Alaska Fairbanks denominaron al nuevo grupo Antiguos Beringianos. Los hallazgos del perfil genómico del bebé han proporcionado evidencia de que todos los nativos americanos pueden rastrear sus orígenes hasta un solo evento migratorio alrededor del final de la última Edad de Hielo.

Los investigadores creen que el grupo ancestral de nativos americanos se separó de los asiáticos orientales hace 35,000 años, y luego se dividió en dos grupos hace 20,000 años. Los Antiguos Beringianos permanecieron en Alaska durante miles de años, mientras que el otro grupo se trasladó al sur a través del continente.

Representación del pueblo Upward Sun River

“No sabíamos que esta población existía”, señala Ben Potter, uno de los principales autores del estudio y profesor de antropología en la universidad. “Estos datos también proporcionan la primera evidencia directa de la población inicial de nativos americanos, arrojando nueva luz sobre cómo estas poblaciones migraron y se establecieron en toda Norteamérica”.

Potter calificó los hallazgos como un “emocionante nuevo rompecabezas” y dijo que la Era de Hielo pudo haber influido en los patrones migratorios.

Los investigadores también sugieren dos teorías: una es que existían dos grupos distintos de humanos que cruzaron juntos el puente de Beringia hace más de 15,700 años. La otra es que un grupo cruzó el puente y luego se dividió en dos: los antiguos habitantes de Beringia, y los otros nativos americanos; este último se desplazó al sur hace 15,700 años.

Esto sugiere que los antiguos habitantes de Beringia permanecieron en el lejano norte durante miles de años, mientras que los antepasados ​​de otros pueblos indígenas se extendieron al sur por el resto de Norteamérica.

“Hay información genética muy limitada sobre la gente moderna de Alaska”, dijo Potter. Estos hallazgos crean oportunidades para que los nativos de Alaska adquieran nuevos conocimientos sobre sus propias conexiones con los nativos americanos del norte y los antiguos habitantes de Beringia“.

Etiquetado con: