Apple Park y cómo un gran diseño se convirtió en un gran problema @Apple

Apple Park es un proyecto de Steve Jobs diseñado por el arquitecto británico Norman Foster, consta de una estructura en forma de anillo rodeada por cristales de hasta 13 metros de alto. Apple Park, el nuevo campus de Apple en Cupertino, puede alojar hasta 13 mil empleados en espacios de trabajo separados por paredes también de vidrio o los llamados “pods”. Pero esta maravilla arquitectónica no sólo fue el último proyecto de Jobs antes de morir, ahora se está convirtiendo en un gran problema.

“Escuché que el primer día en que abrió Apple Park, siete personas se lastimaron caminando directo hacia las puertas de vidrio. Y son sólo las personas que lo informaron… Ya que se sintieron físicamente heridas…”

Apple Park es sin duda hermoso, pero poco funcional, primero hubo quejas sobre la privacidad en estos espacios y ahora sus ingenieros no paran de chocar contra las paredes de vidrio hasta el punto de hacerse daño. El problema persiste y se hace cada vez más grande.

De acuerdo con Bloomberg: “El personal de Apple suele tener la vista pegada al iPhone, lo que ha resultado en repetidos casos de gente distraída que se golpea contra los paneles de vidrio”.

Algunos empleados intentaron salvarse a sí mismos usando notitas post-it sobre los paneles, pero Apple las prohibió porque alteraban el diseño de su costoso edificio. Cabe destacar que Apple Park fue posible gracias a una inversión de 5 mil millones de dólares.

Según el portal The Verge, esta situación que parece sacada de una comedia situacional, se puede transformar en una nueva batalla legal pues las leyes de California establecen que los empleados deben estar protegidos contra los peligros de golpearse o lastimarse con vidrio.