Bill Gates dice que “para 2035, casi no quedará ningún país pobre en el mundo”

Bill-Gates-dice-en-2035,-ningun-pais-sear-pobre-en-el-mundo

 

“Para el año 2035, casi no quedará ningún país pobre en el mundo”, “los países pobres no están condenados a seguir siéndolo”, “el mundo nunca había estado tan bien como hoy”… son algunas de las ideas que Bill Gates ha reflejado en la carta anual de la Fundación que lleva su nombre y el de su mujer. Pueden sonar optimistas o cínicas, viniendo del hombre más rico entre todos los multimillonarios del globo terráqueo. Pero no cometamos el error de juzgar estas palabras superficialmente.

La Bill & Melinda Gates Foundation ha publicado recientemente el mensaje donde cada año recuerda a las líneas de acción de la organización. En ella, Gates desmiente tres grandes mitos en torno a la pobreza. El primero de ellos es que los países pobres están condenados a seguir siendo pobres. Según los datos de la Fundación, y aunque todavía queda mucho por hacer, el porcentaje de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza ha decrecido sustancialmente.

El segundo mito de la carta anual es que la ayuda exterior es un despilfarro. En contraposición a esta idea, los Gates defienden la importancia de la ayuda exterior, por mínima que sea, para ayudar a países en vías de desarrollo. También muestran un esperanzador gráfico que vaticina una importante caída de la mortalidad infantil para el año 2035 si las ayudas gubernamentales no disminuyen.

Por último, el mensaje desmiente la idea de que salvar vidas contribuya a la superpoblación. Según la teoría de la Bill & Melinda Gates Foundation, ayudando a las familias más desfavorecidas desaparece la necesidad de estas poblaciones de tener familias muy extensas para compensar la mortalidad infantil.

La carta anual se ha dado a conocer, entre otros métodos, gracias a un divertido vídeo viral donde Gates recuerda de manera persistente la URL de su web.

La polémica está servida. ¿Eres optimista como Bill Gates, o crees que aún estamos lejos de ese futuro igualitario del que nos habla?