Conoce el nuevo Ford Mustang Convertible 2018

Ford ya tiene todo listo para comenzar una larga lista de presentaciones a lo largo de todos los Estados Unidos, y esta vez, su carta de presentación será uno de los coches más iconicos de la historia: el nuevo Ford Mustang convertible 2018. Según se dio a conocer brevemente ayer, el Mustang del próximo año ha sido actualizado siguiendo la misma línea del modelo coupé, el cual fue presentado el pasado lunes y del cual hablamos detalladamente en este artículo.

Ford reveló dos imágenes de su así llamado “pony convertible”, confirmando que pronto llegará a las salas de los concesionarios como el modelo 2018. A nivel exterior, el coche destaca los mismos rasgos que encontramos en el ejemplar de techo rígido: las unidades principales con luces LED diurnas, la parte delantera rediseñada y un capó de diseño mucho más agresivo. Las similitudes son también par la parte posterior de ambos coches.

Ya en el interior, el Ford Mustang Convertible 2018 nos ofrecerá todos los ya conocidos instrumentos digitales. Tendrá una unidad opcional de LCD de 12 pulgadas, que brindará a los conductores tres vistas separadas completamente configurables, de tal forma que cada cámara de las vistas se pueda programar independientemente para mostrar información diferente en cada uno de los tres modos de conducción con los que contará el coche: Normal, Deportivo y Pista.

2018-ford-mustang

Sobre la potencia del vehículo, debemos decir que las cosas tampoco han cambiado en relación con el modelo de techo rígido. Como todos sabemos, Ford retiró de la oferta el motor V6 de 3.7 litros de aspiración natural, de tal manera que ahora que el impulsor de entrada es el cuatro cilindros EcoBoost de 2.3 litros, reforzado por el turbocompresor. Para los que buscan mayores emociones, se pondrá a disposición un V8 de 5.0 litros; un impulsor que ha recibido mejoras en el sistema de inyección de combustible para entregar más potencia y ofrecer, al mismo tiempo, un mejor rendimiento.

Finalmente, debemos decir que la potencia de ambos bloques llega a las ruedas traseras a través de una confiable transmisión manual de seis velocidades, o si se desea, una nueva versión automática de 10 cambios. Esta última ayudará en gran manera a aumentar la economía de combustible, y al mismo tiempo hará más eficiente la aceleración a bajas revoluciones.