Crean un dispositivo portátil que controla los síntomas del COVID-19

Nuevas tecnologías se centran en el desarrollo de dispositivos y herramientas que puedan servir para la prevención del COVID-19, un virus que ha paralizado al mundo, y que, desde hace meses mantiene a la industria farmacéutica trabajando a toda máquina para contenerlo.

Recientemente, en la Universidad de Northwestern han venido trabajando en la creación de un dispositivo que permita realizar un control de los síntomas del coronavirus, una enfermedad que sabemos que afecta seriamente el sistema respiratorio y cuyo índice de contagio es sumamente elevado.

La investigación se está llevando a cabo en colaboración de esta casa de estudios con la empresa Shirley Ryan Ability Lab, quienes han conseguido crear un equipo capaz de realizar un monitoreo del comportamiento del organismo de quien ya cuenta con la enfermedad, ofreciendo datos fiables sobre los síntomas.

Lo curioso de este invento es que no ha sido desarrollado desde cero, sino que, resulta ser una adaptación de un antiguo equipo utilizado para la rehabilitación del habla y la deglución, el cual era frecuentemente empleado en pacientes que habían sufrido accidentes cerebrovasculares.

Según los informes de la investigación, este dispositivo es capaz de controlar estos síntomas durante el desarrollo del COVID-19 en el organismo, y al ser portátil, solo se requiere de un montaje con un adhesivo, instalándose en la muesca supraesternal.

Su funcionamiento está basado en la dinámica de un estetoscopio digital, actuando de forma inalámbrica para medir las vibraciones que se llevan a cabo en la superficie de la piel. Esto ofrece información sobre los patrones de respiración del paciente y permite abordar la enfermedad desde diferentes ángulos y trazar una estrategia a tiempo para el tratamiento.

Los datos obtenidos se comparan con patrones registrados en las investigaciones con individuos que han superado la enfermedad, y otras que están enfermas pero no se les fue detectado el COVID-9, así como con personas sanas.

“Este dispositivo tiene mucho potencial para medir múltiples datos biométricos. Realmente podemos aplicar este dispositivo a pacientes reales”, dijo Hyoyoung Jeong, un becario del Laboratorio de Rogers quien ha comprobado el desempeño del dispositivo.