¡Cuidado! Angry Birds Go tiene micropagos de más de $100 dólares

angry birds go

El reciente lanzamiento de Angry Birds Go!, el juego de karting de los entrañables pájaros enfadados, ha sido bastante polémico. Aunque la aplicación para iOS y Android no estará disponible hasta el 11 de diciembre, el juego ha sido estrenado ya en Nueva Zelanda, donde algunos usuarios han podido testear el juego y dar sus opiniones.

Varios medios neozelandeses se han apresurado a comentar lo entretenido del juego, que combina las clásicas carreras de karting con los protagonistas clásicos de Angry Birds. Sin embargo, el dato que más difusión ha tenido es que para avanzar en el juego, pueden hacer falta micropagos de más de $100 dólares.

Angry Birds es, como muchos otros juegos de gran difusión, lo que conocemos como un juego free-to-play. Este nombre no es completamente exacto, ya que aunque la descarga de la aplicación sea gratuita, hay opciones en el juego que requieren pequeñas sumas de dinero llamadas micropagos. Todos entendemos que los desarrolladores (en este caso Rovio) deben ser pagados por el servicio que realizan, ya que a todos nos gusta estar entretenido durante horas cuando un juego es de calidad. Sin embargo, la polémica viene cuando el nivel de publicidad y de micropagos se hace masivo, hasta el punto de llegar a entorpecer la jugabilidad.

En el caso de Angry Birds Go!, los usuarios pueden pagar por diferentes paquetes de contenidos, con personajes y máquinas diferentes. El más completo de ellos es el Big Bang Special Edition, con un precio de $124,99. Esto es bastante más de lo que valen un videojuego completo para videoconsolas.

Hay dos posturas ante este sorprendente caso de micropagos o in-app purchases. Por una parte, hay quien dice que el jugador es siempre libre al fin y al cabo de pagar o no pagar ese paquete adicional, y que un juego free-to-play permite precisamente eso, jugar gratis a un juego aunque sea dentro de unos límites. Por otra parte, varios medios lamentan que Rovio haya caído en el abuso de esta práctica, y que convertir los micropagos en “macropagos” no tiene sentido ni éxito comercial.

¿Tú qué opinas? ¿Sueles pagar por los juegos que descargas o por micropagos?