Descubre cuál será la mayor desventaja que tendrá el iPhone 8

El iPhone 8 tiene ante sí el enorme desafío de igualar, y superar, el éxito obtenido por el Samsung Galaxy S8. Sin embargo, debido a un sin número de problemas, dicho objetivo podría ser casi imposible de alcanzar, principalmente porque la octava versión de la creación de Steve Jobs tendrá una gran carencia frente a su rival asiático. De acuerdo con información confirmada por Bloomberg, Apple no colocará un chip compatible con las redes de conexión celular de alta velocidad de hasta 1 gigabit, todo debido a la mala relación y a los problemas legales que los de Cupertino tienen con Qualcomm. 

La falta de compatibilidad entre el iPhone 8 y esta velocidad de navegación es, sin lugar a dudas, la peor de las noticias que se pueden relacionar al iPhone 8. Según Bloomberg, las grandes operadoras en Estados Unidos: AT&T, T-Mobile, Sprint y Verizon, han declarado el 2017 como el año de la velocidad de 1 gigabit, pero el iPhone 8 será el único dispositivo reciente de alta gama que no podrá ofrecer dicha característica. 

De momento, varias agencias de noticias han especulado que Apple podría tomar un rumbo diferente y optar por opciones diferentes a las de Qualcomm. Se habla de un chip de Intel compatible con esta alta velocidad, pero dicho componente no estaría listo para usarse dentro del tiempo de lanzamiento planeado por Apple, por lo que su incorporación supondría un retraso en la producción.

De acuerdo con expertos del sitio CNET.com, “el módem de Qualcomm capaz de ofrecer LTE de 1 gigabit es el X16, presente en el Snapdragon 835. El módem de Intel capaz de lo mismo es el XMM 7560, pero llegará más adelante este año. El iPhone 8 se espera para septiembre u octubre de este año, por lo que seguramente esta función estará presente en el iPhone hasta su novena entrega.

Esta no es la primera vez que Apple tiene problemas con la adaptación a nuevas redes. El iPhone original del 2007 llegó al mercado sin soporte de redes 3G; y el iPhone adoptó 4G en 2012, lo que supuso un año de retraso en relación a Samsung y sus dispositivos.