El iPad llega a los diez años: ¿éxito o fracaso?

Hace exactamente 10 años, Steve Jobs presentó al iPad como un dispositivo ideal entre un teléfono y una computadora portátil, un dispositivo que superaría a todos en tareas como escribir y leer correos; ver fotos y vídeos; navegar en Internet y jugar videojuegos. Diez años después de su lanzamiento, el iPad no solo es mejor que estos productos en esas tareas, la tableta de Apple también se ha vuelto un aliado imprescindible del iPhone y de la Mac.

Hoy, 27 de enero de 2020, se cumplen exactamente diez años de cuando Jobs anunció el primer iPad —uno que los rumores previos a su lanzamiento llegaron a nombrar como iSlate. “¿Hay espacio para una tercera categoría que esté entre un teléfono y una portátil?”, dijo en ese entonces un Jobs notoriamente afectado por el cáncer. “Ese dispositivo tendrá que ser mejor en algunas tareas en específico: navegar en internet, escribir correos, disfrutar fotografías, ver videos, jugar juegos, leer libros electrónicos. Si no es mejor en estas categorías entonces no tiene razón de ser”. 

Lastimosamente, y como ya todos sabemos, Jobs no llegaría a verlo materializado, pero diez años después de su debut, el iPad logró su cometido de llenar esos vacíos entre un smartphone y una laptop; y en la actualidad, es la tableta con mayor presencia en el mercado ya que cuenta un sistema operativo propio. En pocas palabras, luego de una década, el iPad es la herramienta que Jobs soñó que sería –y mucho, mucho más.

El iPad ha demostrado ser un mundo de posibilidades con más potencial en cada nueva generación. El primer iPad, al menos en su tamaño original, ha sido casi eliminado de la cartera de productos de Apple, donde ahora hay diferentes opciones para las personas que quieren un iPad para el hogar y leer en la sala o en la cama; un iPad para los estudiantes y hay también un iPad para los profesionales. 

No sabemos cómo serán las cosas en diez años cuando hablemos del iPad como un dispositivo con múltiples cámaras, capaz de doblarse y caber cómodamente en nuestros bolsillos. Lo único que sí que sabemos es que el iPad seguirá fiel a su promesa de ofrecer la mejor experiencia entre un teléfono y una computadora… la misma que ha venido cumpliendo desde su lanzamiento.

Tagged with: