El iPhone 8 no tendrá una característica especial que sí tiene el Galaxy S8

A sólo un mes de su lanzamiento, el Samsung Galaxy S8 nos ha dejado algo bien claro. El dispositivo es el más rápido en lo que se refiere a aprovechar la velocidad de las redes celulares disponibles. Esto se debe en gran parte a que el dispositivo insignia de la sudcoreana abriga dentro de sí el súper procesador Snapdragon 835 de Qualcomm, o como se le conoce en los mercados asiáticos, el chip Exynos 8895. En cualquier caso, sin importar cual sea el nombre, este procesador es capaz de funcionar de una forma muy avanzada de la mano de la tecnología inalámbrica 4G llamada Gigabit LTE.

Dicho sea de paso, la tecnología Gigabit LTE es el nuevo factor clave para la telefonía. Tanto así que se considera como una función necesaria en los teléfonos de alta gama que saldrán a la luz este año. Con la posible excepción del iPhone 8. El teléfono de Apple, que será lanzado en sólo algunas semanas, está en riesgo de no contar con la tecnología Gigabit debido a que en los últimos meses las relaciones entre Intel, Qualcomm y Apple se han visto afectadas por varios desencantos.

Apple, como es sabido por todos, diseña sus propios procesadores y utiliza versiones de módems de Qualcomm e Intel. Pero el más reciente módem de Intel para el mercado no está diseñado para alcanzar las velocidades de las redes Gigabit LTE, lo que podría forzar a Apple a ralentizar la versión de Qualcomm para evitar cualquier problema mayor en el funcionamiento del iPhone.

“Este no es un terreno que Apple quiera ceder a Google o Samsung”, dijo Avi Greengart, un analista de la firma de investigación GlobalData, quien además añadió: “Nosotros, los consumidores generalmente podríamos pasar por alto este tipo de detalles, pero el mayor problema de Apple ahora es que las operadores están empezando a promocionar esta tecnología como el catalizador para una red más veloz.” Esto resulta verdadero al ver la publicidad de T-Mobile, empresa que desde enero esta haciendo declaraciones de la velocidad de su red y cuyo presidente, John Legere, se jacta constantemente de ser la primera compañía de telecomunicaciones en los Estados Unidos que cuenta con redes Gigabit LTE.

Lo queramos o no, pues, puede que el iPhone 8 llegue al mercado con enormes desventajas con respecto a sus competidores, lo que se traduciría en la primera vez en muchos años que un iPhone no se considere, de primera mano, en el celular más avanzado del momento.