El iPhone ya no es el producto principal de Apple, pero si su caballo de Troya

La presentación de la nueva línea de iPhones ha dado mucho de que hablar, desde la variedad de capacidades con las que contarán, hasta la introducción definitiva de las tecnologías 5G en los dispositivos Apple. Sus precios también sorprendieron a muchos, en especial el dos los dos modelos más simples, los cuales saldrán al mercado a un precio más asequible que muchos de sus antecesores.

Las Razones

Apple, aunque reconocida por todos como la compañía que fabrica el iPhone, ha evolucionado y adoptado un cambio de paradigma en los últimas años. Es difícil de aceptar, pero al hablar de números, a Apple ya no le interesan las ganancias que obtiene al vender iPhones, le interesan las ganancias que llegan de los servicios, pero para eso debe poner un iPhone en las manos de los usuarios.

Los servicios a los que nos referimos incluyen a Apple Pay, la App Store, iCloud, Apple Music, Apple Arcade, Apple TV+, la Apple Card o Apple Care. Todo esto le genera a Apple una suma de ganancias extraordinarias, y no implican las complejidades logísticas de diseñar, ensamblar, distribuir y vender un dispositivo. Es por esto que los expertos han comenzado a llamar al iPhone el “Caballo de Troya” de Apple. No es el fin, pero sí el medio.

Esta tendencia ha quedado clara en los últimos años. Apple ha incrementado sus esfuerzos para conseguir más suscripciones y pagos recurrentes mes a mes, descuidando en parte las innovaciones de sus dispositivos.

Y todavía falta la cereza del postre, Apple One, el producto que agrupará todos los servicios de la compañía cuyo objetivo es hacer más atractiva la contratación de los productos de la compañía (Apple Music vs Spotify, iCloud Drive vs Dropbox, etc). ¿Es esto una forma de monopolio? Para muchos sí. Un plan maestro (o macabro) como éste puede hacer que sea más complicado saltar individualmente hacia la competencia en el futuro, atando de manos a todos aquellos que hayan optado por el uso de un iPhone.