Elevador a la luna: una alternativa ambiental a las misiones lunares

Aquellos que en medio de propuestas de amor han prometido la luna, es posible que estén mucho más cerca de poder cumplir la proeza. Científicos de Cambridge y Columbia han unido sus talentos para desarrollar un proyecto que supera cualquier límite de la imaginación, y aunque parece poco probable de materializar, el hecho es que no deja de ser curiosa la iniciativa.

El elevador a la luna

Aunque parece sacado de una película de Steven Spielberg o de un libro de Julio Verne, este ascensor a la luna ha dejado con la boca abierta a aquellos amantes de la tecnología y la astronomía. este artefacto dará acceso directo a la luna, y si no tienes muy claras cuales serían las aplicaciones de esto, te comentamos algunas de las ideas que se han planteado este grupo de científicos.

Los responsables de este proyecto son Zephyr Penoyre y Emily Sanford, quienes han logrado dar con un concepto y aplicación para la tecnología actual que abre las expectativas de una forma increíble. Según aseguran, actualmente se cuenta con los recursos y los avances tecnológicos para poder sacar adelante un proyecto como este. Aunque no es tan fácil simplemente como marcar un botón y seleccionar el nivel «luna».

Una alternativa ambiental

La construcción de cohetes continúa siendo masiva, y el uso de propelente hace que el impacto ambiental sea realmente nocivo. La inversión financiera en la manufactura de estos cohetes y las misiones lunares es exorbitante, por lo que, esta teoría que podría ser una alternativa a los métodos empleados actualmente para alcanzar al satélite natural de la tierra.

El principal soporte de esta idea es absolutamente financiero, pues se disminuirían significativamente los costes de llegar a la luna. Este elevador espacial constaría de un cable elaborado con nanotubos de carbono que se extendería desde la tierra hasta la órbita lunar, lo que puede ser alimentado por energía solar, descartando definitivamente el uso de combustible fósil.

Tras recorrer una distancia de 42,000 kilómetros, los humanos podrían llegar a la luna con tan solo presionar un botón si esta idea se llegase a materializar en un futuro bastante remoto.

Anuncios