Google controla nuestros movimientos a pesar de no tener permiso

Una investigación de la agencia The Associated Press en colaboración con la Universidad de Princeton, ubicada en Nueva Jersey, Estados Unidos, ha revelado que la compañía Google controla todos y cada uno de los movimientos de sus usuarios, incluso de quienes han configurado las opciones de privacidad para impedir que esto suceda.

Por ejemplo, cuando alguien abre la aplicación Google Maps en su teléfono inteligente, la multinacional de sede en Redmond almacena una captura del lugar en que se encuentra. Asimismo, las actualizaciones automáticas del tiempo en teléfonos con sistema operativo Android aportan datos sobre nuestra ubicación.

Incluso determinadas búsquedas que no tendrían que estar relacionadas con servicios de posicionamiento, como “galletas con pepitas de chocolate” o “kits de ciencia para niños”, marcan de manera precisa la longitud y latitud del lugar donde nos encontramos al momento de hacer la búsqueda y guarda esa información en la cuenta de Google.

Este problema de privacidad no solo afectaría aunos 2.000 millones de dispositivos que hacen uso de dispositivos con sistema operativo Android, sino también a cientos de millones de usuarios con sistema iOS de Apple que utilizan los servicios de búsqueda o cartografía de Google o potenciados por Google.

“Almacenar los datos de ubicación violando las preferencias del usuario no está bien”, señala Jonathan Mayer, científico informático de Princeton y antiguo jefe de Tecnología en la Comisión Federal de Comunicaciones de EE.UU. Ante esta situación, Google asegura que utiliza los datos del historial de ubicaciones, la actividad web y las aplicaciones para mejorar los servicios que brinda: “Proporcionamos descripciones claras de estas herramientas y fuertes controles para que las personas las puedan activar o desactivar su localización y eliminar sus historiales en cualquier momento”.

Sin embargo, esta respuesta ha provocado indignación y el propio líder de  la investigación de AP y Princeton University considera que si la compañía permite que los usuarios “desactiven algo llamado ‘Historial de ubicaciones'”, entonces “todos los medios por los cuales registra el historial de las ubicaciones deberían estar apagados”.