Google: mujer de 97 años se convierte en ingeniera

Encontrar la oportunidad de colaborar en Google no es tarea fácil para los estudiantes recién graduados, mucho menos para una persona de la tercera edad. Sin embargo Olive Horrell, una mujer de 97 años recientemente tuvo la suerte de cumplir su sueño de trabajar con el gigante tecnológico por un día.

Olive creció en una granja en la zona rural de Montana. Su hogar no contaba con electricidad, ni agua corriente y a la edad de 8 años se mudó a California donde vivió la Gran Depresión. Es un hecho que a lo largo de su vida  ha sido testigo de una cantidad increíble de cambios tecnológicos. El primer equipo informático que Olive llegó a ver usaba tarjetas perforadas y medía aproximadamente 91 cm x 91 cm.

Cuando era niña soñaba con ser ingeniera como su padre, pero éste la convenció de desistir de su sueño argumentando que nadie contrataría a una ingeniera.  Sin embargo Olive siempre mantuvo un interés por el mundo de la tecnología, y casi un siglo después ha tenido la oportunidad de cumplir su deseo de ver el futuro.

Fue gracias a Brookdale Senior Living, y la organización sin fines de lucro Wish of a Lifetime cuya finalidad es cumplir los sueños de las personas de la tercera edad, que Olive pudo visitar las instalaciones de Google en Mountain View, en donde tuvo la oportunidad de hacer un recorrido por el campus en uno de los coches autónomos de la compañía. Más tarde se reunió con el equipo de Google Doodle quienes le enseñaron a colorear su propio Doodle con un stylus en una computadora con pantalla táctil.

Una de las cosas que más impresionaron a Olive fue el dispositivo de realidad virtual Google Cardboard. “Esto está pasado de moda” comentó al principio. Pero pronto cambió de opinión. “No hay manera de que pueda entender eso” dijo al retirarse el dispositivo. “El caballo. Estaba muy segura de que podía tocar el caballo”.

Para los empleados de Google que están acostumbrados a esta tecnología, fue una gran oportunidad de ver los avances tecnológicos desde una nueva perspectiva. Para Olive Horrell, los tres años que tuvo que esperar para la realización de su sueño valieron la pena. “El viernes pasado fue probablemente el mejor día que he tenido en Google” aseguró. “Ni en mis sueños más remotos habría concebido lo que vi hoy.”