Google quiere conquistar el futuro con la inteligencia artificial

Google, ¿quién no ha escuchado esa palabra? ¿Qué es en realidad todo lo que esa palabra abarca? Gramaticalmente es un nombre y un verbo, y desde el punto de vista de su significado, Google tiene algo que ver con casi todo lo que nos rodea: nuestro teléfono inteligente, nuestro trabajo, nuestro ordenador, nuestra diversión, la manera en que nos comunicamos, e incluso la manera en la que nos movemos de un lugar a otro. Lo que comenzó como un buscador de sitios web, ha crecido tanto que muy probablemente la última acción que realizaste en tu smartphone o PC tuvo algo que ver con alguna herramienta de Google; sin embargo, la compañía de Redmond quiere aún más.

Al menos esa fue una de las conclusiones  hechas publicas en la carta anual de Google, que fue publicada ayer jueves, y escrita por primera vez por alguien que ajeno a los dos fundadores de la empresa, Larry Page y Sergey Brin. En esta ocasión, dicha carta fue redactada por el presidente ejecutivo, Sundar Pichai, quien asumió el cargo hace apenas unos meses pero que ha puesto mucha ambición en todos y cada uno de los proyectos de la compañía.

En uno de las líneas que más ha llamado la atención de la prensa, Pichai manifestó: “De cara al futuro, el próximo gran paso será que el propio concepto de ‘dispositivo’ va a desaparecer. Con el tiempo, la propia computadora, cualquiera sea su forma, será un asistente inteligente que te ayude con tu día. Vamos a pasar del mundo del mundo donde el móvil es lo primordial a un mundo donde la Inteligencia Virtual será primero.

Además, el CEO de 43 años de Google agregó: “No queremos que este tipo de tecnología sea sólo el privilegio de pocos. Hoy estamos concentrados en una cosa por encima de todo: hacer que la información y el conocimiento estén disponibles para todo el mundo, sin excepción.” Sin duda alguna, se trata de ambiciones demasiado grandes, pero no imposibles. Es muy difícil calcular que tanto tiempo necesite Google para hacer que este objetivo se vuelva una realidad tangible, pero sin lugar a dudas, la gente de Redmond no está dejando que el futuro venga, mas bien, lo están creando.