Instagram: ¿Cómo hacer una captura de una historia sin que la persona reciba la notificación?

Como ya todos sabemos, Instagram está probando una nueva función que alerta a los usuarios cada vez que alguien hace una captura de su historia. Si bien es cierto, esto ya existía para los mensajes de historias privadas, la nueva función promete revolucionar la plataforma cuando la gente empiece a meterse en problemas por guardar una foto que estaba intencionada a caducar en 24 horas.

Pero tranquilo, no estamos aquí para juzgar tu moral ni tus intenciones, sino para informarte sobre cómo hacer capturas de pantalla sin que tus contactos lo sepan (¡puedes darnos las gracias en los comentarios!). Lo primero que debes saber es que Instagram no te va a apuñalar por la espalda: la aplicación te avisará educadamente antes de empezar a alertar a otros sobre tus maldades. Un mensaje como: “el usuario que publicó la historia será notificado de tu captura” te aparecerá antes de que la imagen se almacene en tu dispositivo. A partir de aquí, si haces clic en aceptar, estás por tu cuenta.

Una vez que hayas visto este mensaje, y hecho clic en aceptar, no hay vuelta atrás: si vuelves a hacer una captura de una historia, la persona que la publicó verá el icono de un obturador, junto a tu nombre de usuario en las estadísticas de esa historia. El icono aparecerá tanto si haces una captura de pantalla tradicional como si grabas la pantalla, por ejemplo, con el grabador de pantalla nativo de iOS 11.

También debes saber que ya han aparecido (y seguirán apareciendo) aplicaciones específicas para grabar las historias de Instagram sin notificar al usuario, pero no hace falta descargar nada, pues aquí te dejamos dos buenos y efectivos secretos: para que el primero de ellos funcione basta con poner el teléfono en modo avión antes de abrir la historia. Solo podrás acceder a las dos historias que Instagram carga en caché antes de verte obligado a reactivar la conexión, pero es tiempo suficiente para tus propósitos. Podrás hacer la captura y debido a la falta de conexión, tu fechoría no quedará registrada.

La segunda opción es un poco más fiable. Si tienes acceso a un ordenador o a una portátil, podrás ver la historia en cuestión desde un navegador de escritorio. Necesitarás usar una app oficial de Instagram para ordenadores y estar logueado con tu cuenta para abrir la historia de cualquier usuario (aunque sea pública), pero es imposible que Instagram sepa que estás grabando la pantalla o haciendo capturas si lo haces desde los sistemas operativos de Windows o MacOS.