Los Tesla S P85+ competirán en la Electric GT World Series

Sin duda el Tesla Model S ha superado las expectativas de los consumidores acerca de la eficiencia a vehículos eléctricos. Y ahora, los organizadores del campeonato Electric GT World Series quieren demostrar que este tipo de automóviles pueden llegar a ser tan competitivos como cualquier modelo superdeportivo.

De acuerdo con información de Motorsport, la Electric GT World Series ha anunciado su puesta en marcha para el 2017. Se trata del primer circuito de carreras para vehículos eléctricos, y los organizadores han seleccionado como vehículo base al Tesla Model S, en su versión S P85+.

Para la temporada inaugural se espera que la Electric GT atraiga a 10 equipos, con dos automóviles por equipo. Todos contarán con versiones idénticas del Model S con algunas modificaciones en los frenos, suspensión, dirección y la aerodinámica, así como un peso reducido para adecuarlo a su uso en competencias.

De acuerdo con el director técnico de la Electric GT, Agustí Payà, Tesla “es la mejor opción real actual, con una aceleración superior a muchos GT”, aunque los organizadores tienen planeado añadir vehículos de otros fabricantes.


“El Tesla S ofrece 416 CV y pesa 2.175 kg. Su motor alcanza los 600,0 Nm y por las características de su motorización eléctrica es capaz de acelerar de 0 a 100 km en 4.2 segundos, con una velocidad máxima de 250 km/h, y autonomía de 426 km. Hay una variante más potente, con 500 CV, pero es de cuatro ruedas motrices. Nosotros pensamos que esta versión, que es de tracción posterior, es más adecuada y espectacular”, asegura Payà.

Mientras que actualmente ya existen otras competencias para vehículos eléctricos, como la Formula E, en la que compiten vehículos monoplaza sin piloto; Electric GT World Series será el primer campeonato en el que competirán automóviles eléctricos que los espectadores realmente pueden adquirir.

Los organizadores esperan que este festival de tecnología e innovación ayude a acelerar el desarrollo de los coches eléctricos. En el pasado, las carreras automovilísticas han ayudado a introducir nuevas tecnologías para la producción de coches, y este circuito de carreras podría generar el interés de los fabricantes en construir vehículos eléctricos deportivos, libres de emisiones. ¿Te imaginas?