Masacre en Nueva Zelanda: Las redes sociales no regulan el contenido

Este artículo está escrito para fines informativos y lamentamos profundamente lo ocurrido en Nueva Zelanda.

Hoy viernes por la tarde noche, hora local, un hombre en la localidad de Christchurch, Nueva Zelanda, atacó a personas que estaban orando en una mezquita; el hombre tuvo el descaro de transmitir en vivo el tiroteo a través de su cuenta de Facebook y esto ha causado mucha indignación a nivel mundial. La red social quitó el video y borró la cuenta del sospechoso. Pero esto no fue suficiente para evitar que el video se diseminara por Internet.

Según blogs especializados en tecnología, el video de 17 minutos de duración fue descargado un par de miles de veces y luego se subió a YouTube vez tras vez. En muchas ocasiones, con sólo minutos de diferencia. YouTube está pidiendo a los usuarios alertar de cualquier vídeo que muestre este clip pero los vídeos en línea ya han podido ser vistos por millones de usuarios.

«El contenido traumático, violento y gráfico no tiene espacio en nuestras plataformas, y estamos utilizando nuestra tecnología y nuestros recursos humanos para revisar rápidamente y extraer cualquier contenido de este tipo en YouTube», dijo un portavoz de YouTube en un comunicado. «Como con cualquier tragedia, trabajaremos de manera cooperativa con las autoridades».

La gigante de vídeo utiliza sus propios algoritmos, como el Content ID, para detectar automáticamente cuando cierto material está circulando en la red. Google, que es dueña de YouTube, no especificó si de momento está usando estas herramientas para ayudar en el control de la diseminación del vídeo del ataque en Nueva Zelanda.

La empresa se ha limitado a afirmar que está utilizando tecnología de detección inteligente para quitar estos vídeos de la red, pero no dio detalles de cómo estaba lidiando con el asunto.

Anuncios