No creerás lo que la cámara de un Mercedes-Benz grabó durante su visita al taller

¿Alguna vez te has preguntado qué le sucede a tu auto cuando lo dejas en el concesionario para recibir un servicio? Justamente esta es la pregunta que hace Daniel Shiekhan un corredor de bienes raíces que llevó su Mercedes-Benz a un concesionario oficial de la compañía automotriz en el área de Toronto.

Shiekhan explica que dejó su Mercedes S63 AMG para un reemplazo programado de la transmisión, lo que le costó más de $700. En un video capturado por la cámara en el tablero del auto se puede ver lo que realmente sucedió durante el servicio:

Fueron los restos de bebida que quedaban en los portavasos tras recoger su mercedes lo que lo llevó a Shiekhan a revisar lo que había captado la cámara, incluida una carrera por Wendy’s Frosties a comprar helados durante la supuesta hora y media de tiempo de trabajo que en realidad solo duró once minutos.

En el video también se puede escuchar a uno de los técnicos quejarse de lo tacaño que era el dueño, y ni siquiera se había dado cuenta de que Sheikhan había comprado sus propias piezas que se encontraban en el maletero del coche. El otro técnico se lo indicó en la orden de trabajo, luego de que el primero admitiera que no la había leído.

A pesar de que el incidente ocurrió en 2015, Shiekhan explicó por qué esperó tanto para publicar el video: “Mis abogados me dijeron que no compartiera el video hasta recibir noticias de Mercedes porque si lo compartimos habría mucho que negociar. Luego de dos años me di cuenta de que no estaban interesados en responder, así que decidí publicarlo para crear conciencia”.

Desde que apareció en YouTube el mes pasado, el clip ha tenido casi medio millón de visitas y 1,600 comentarios, muchos indignados por las imágenes.

Por su parte, un vocero de Mercedes-Benz Canadá dijo a Toronto City News: “De ninguna manera justificamos o toleramos el comportamiento inaceptable que se muestra en el video”.

Esta no es la primera vez que se viraliza un video de técnicos de concesionarias haciendo tonterías con los autos de los clientes, y probablemente no será la última…