Reporte: Los niños pasan más de 20 horas a la semana con un teléfono, ¿cuáles son las consecuencias?

Debemos aceptar que la tecnología ya forma parte de nuestro día a día, y quizás muchos de nosotros no podemos pasar ni una sola hora sin revisar nuestro dispositivo móvil. Pero lo verdaderamente preocupante es que cerca de un 17 por ciento de los niños latinoamericanos están usando un teléfono móvil por al menos 20 horas a la semana, y peor aún, en Estados Unidos el 42 por ciento de los niños usan un teléfono por más de 30 horas cada siete días. Estos datos corresponden al último estudio llevado a cabo SellCell.

¿Quién es SellCell?

SellCell.com es una empresa conocida en el mundo de la tecnología mayormente por ofrecer comparaciones de precio de teléfonos móviles, pero gracias a su gran cantidad de usuarios, la compañía también suele implementar encuestas en diversos temas relacionados al uso, la seguridad y las preferencias de los usuarios con los dispositivos móviles.

Para el estudio que se cita, SellCell afirmó que recibió la información de más de dos mil padres de familia en Estados Unidos con niños entre 4 y 14 años de edad. La firma halló que los niños comienzan a usar teléfonos a una edad temprana: 47 por ciento de los niños tienen menos de seis años cuando comienzan a usar un teléfono celular y 12 por ciento tiene entre uno y dos años. En Latinoamérica, las cifras son bastantes similares.

Para los expertos, los padres de familia también tienen mucho que ver con estas cifras. A la fecha, muchas encuestas han revelado que la principal razón por la que un padre otorga un dispositivo móvil a un infante es para poder tener un momento de tranquilidad. Una cuarta parte de los padres dijeron que habían gastado hasta US$250 en un teléfono para sus hijos. La buena noticia (al parecer) es que los padres prestan atención a lo que hacen sus hijos, pues casi todos los padres encuestados (el 88 por ciento) dice conocer el código de acceso a los teléfonos de sus hijos.

La encuesta también descubrió que los padres generalmente compran teléfonos para sus hijos por una de tres razones: para que se mantengan siempre en contacto; para obtener beneficios educativos o para permitir que sus hijos hablen con sus amigos. SellCell halló también que 57 por ciento de los niños usan sus teléfonos para jugar y que un 50 por ciento lo hace para ver programas de TV o películas en sus móviles.

Una investigación similar de Common Sense Media encontró un patrón similar al de la encuesta de SellCell sobre el tiempo de uso en los teléfonos. Common Sense descubrió  que los adolescentes pasan un promedio de 6 horas y media cada día mirando sus teléfonos celulares. Y esa cifra no incluye el tiempo de pantalla que pasan por cuestiones escolares, ya sea en la escuela o en casa para hacer la tarea.

Además, otro estudio de mayo de 2019 encontró que una tercera parte de los adolescentes de hecho duermen con sus dispositivos —algo que es más frecuente entre las chicas que entre los chicos, según la encuesta.
Anuncios
Etiquetado con: