Ryan Seacrest de nuevo en problemas con BlackBerry

TypoKeyboard

Foto: Typo Innovations

Por segunda ocasión Blackberry demandó a Typo Innovations, empresa cofundada por el conductor Ryan Seacrest, que desarrolla teclados físicos para los populares smartphones iPhone, bajo el alegato que sus productos son una “copia del diseño del teclado físico de los teléfonos” de la tecnológica canadiense, informa la agencia AP.

El primer encuentro en los tribunales se presentó en enero de 2014 con el lanzamiento de la primera versión de la funda-teclado de la compañía del presentador de American Idol, en ese momento BlackBerry presentó una demanda y en marzo del mismo año los tribunales le dieron la razón y prohibieron a Typo Innovations continuar con la venta de los gadget.

Sin embargo, en diciembre del año pasado lanzó la nueva versión del teclado denominado Typo2 y BlackBerry presentó este lunes una demanda en San Francisco, con el argumento que la fabricante del teclado para iPhone continúa violando las patentes sobre “el diseño, luz de fondo y tecnologías de automatización de escritura” del teclado.

“Estos elementos… son distintivos y sirven para identificar a BlackBerry como la fuente de los productos BlackBerry”, señaló en la demanda la empresa acusadora, con sede en Waterloo, Ontario.

A pesar de haber perdido el primer round, Typo Innovations continuó vendiendo sus teclados. En este momento en la página de la compañía solamente es posible adquirir la nueva versión del teclado físico para iPhone 5/5S por 79 dólares y para el iPhone 6 por 99 dólares.

Typo Innovations destaca que entre los usuarios del dispositivo se encuentran Arianna Huffington, fundadora del periódico digital Huffington Post y Ted Waitt, iniciador de la empresa Gateway Computers.

Ryan Seacrest es un conductor y locutor estadounidense conocido por ser el anfitrión del programa de talentos musicales American Idol, que comenzó a transmitirse por la cadena Fox en 2002. Su arribo a los negocios se registró en 2013 con la fundación de Typo de la mano del empresario Laurance Hallier y su socio Jonathan Goodrich.