¿Te importa tu privacidad? Tal vez es tiempo de que deseches tus Amazon Echo

Probablemente recuerdes que hace unas pocas semanas supimos que había humanos monitorizando las conversaciones con Alexa. Pues bien, las noticias acerca del micrófono que está siempre encendido y que todos hemos invitado a nuestras casas, son malas.

Los trabajadores de Amazon pueden descubrir “con facilidad” la dirección física de cualquier usuario. Esta información la dio un grupo de trabajadores anónimos de Amazon que quiso hablar con Bloomberg News sobre esta grave situación:

Los miembros del equipo con acceso a las coordenadas geográficas de los usuarios de Alexa pueden escribirlas muy fácil en un software de mapas de algún tercero y ver dónde está ubicada la casa de un usuario. Esto es de acuerdo a los trabajadores que firmaron acuerdos de cero divulgaciones
que les prohíben hablar sobre el programa a voz populi.

Bloomberg dejó bastante claro que no se ha creado ningún informe de algún trabajador de Amazon que haya tomado ventaja de este poder y que haya buscado las casas de los usuarios. Sin embargo, se rumorea que esta función de backend da a los empleados “un acceso innecesariamente extenso a los datos de los clientes”.

Amazon no niega que sus trabajadores puedan ubicar usuarios fácilmente, pero tampoco le da mucha importancia a este hallazgo.

Un portavoz de Amazon acotó: “el acceso a las herramientas internas está completamente controlado y solo se da a un número limitado de empleados que requieren dichas herramientas para entrenar y hacer mejor el servicio. Esto se logra a través del procesamiento de una muestra muy muy pequeña de interacciones”.

Pero, ¿dónde está realmente el problema? Amazon todavía no ha especificado cuál es ese “número limitado” de trabajadores. Y, según Bloomberg, podrían ser miles.

De igual forma, el vocero continuó: “nuestras políticas prohíben estrictamente el acceso o uso de los datos de los clientes por parte de los empleados por cualquier otra razón; tenemos una política de tolerancia cero contra este tipo de abusos en nuestros sistemas. Igualmente, a menudo, auditamos el acceso de los empleados a las herramientas internas y limitamos el acceso siempre que sea posible”.

Por si fuera poco, esto se vuelve un poco peor. Bloomberg logró charlar con un trabajador de Amazon y explicó que el backend de la firma también mostraba números de teléfonos de los clientes. Esa característica, aparentemente, ya se desconectó, pero ¿saben ustedes qué más está pasando allí? Los usuarios de Alexa por supuesto que no lo saben.

La tecnología de Alexa es uno de los mejores productos de esta época. Es simple, útil; pero también es una inquietud para la privacidad y eso sirve para recordarnos que vivimos en una distorsión tecnológica que los mismos usuarios han creado.

Si todavía tienes Alexa u otro asistente virtual en tu hogar, ten cuidado. Ahora, si no has botado tu Echo, ya es cuestión tuya. Eso sí, la firma de Sillicon Valley, honestamente, no tiene intenciones de preocuparse por ti ni mucho menos de tu privacidad.

Anuncios