Zoom: Reconocen fallas de seguridad y piden disculpas

Zoom es una de las aplicaciones más utilizadas en los últimos días, superando masivamente a otras plataformas de videoconferencias. Pero su vulnerabilidad en sus protocolos de seguridad dejó mucho que desear, generando inclusive la aversión de Elon Musk, quien prohibió a sus empleados usar la app.

Pero errar es de humanos, y desde la compañía han enviado un comunicado pidiendo disculpas por los problemas de seguridad que de alguna u otra forma expusieron a muchos de sus usuarios. La polémica se comenzó a desarrollar hace algunos días, cuando te comentamos Zoom estaría enviado datos a Facebook.

Debilidad en la privacidad

El hecho es que no fueron rumores, y ahora la compañía se disculpa públicamente por los problemas de encriptación y la falta de seguridad, que permite que terceros ingresen a la información de nuestras cuentas personales. Muchos utilizamos este servicio en los últimos días ante la crisis COVID-19 pues es una herramienta perfecta para la aplicación de la telemedicina.

Tras el comunicado, los representantes de Zoom han asegurado que se están tomando medidas importantes para poder corregir las fallas que está presentando la plataforma. Las acusaciones de filtración de datos y privacidad deficiente suelen hundir a las plataformas, o al menos merman un poco la confianza de sus usuarios, tal y como ocurre con Facebook.

Zoom es utilizada como una plataforma vital para realizar reuniones de negocios, consultas médicas, educación en línea para continuar con las clases de forma remota. Pero esta mancha en su reputación ahora deja a muchos con esta sensación de inseguridad al usar la aplicación. Parte de las declaraciones de Eric Yuan, CEO de Zoom fueron:

“Reconocemos que no hemos cumplido con las expectativas de privacidad y seguridad de la comunidad, y las nuestras. Por eso, lo siento profundamente”.

Solo en marzo, el número de videoconferencias se disparó de 10 millones a 200 millones, por lo que, parecía ser un elemento interesante para quienes están detrás del telón apropiándose de información privada o gestionándola a otras empresas, una práctica que nos hace pensar directamente en Mark Zuckerberg.